Sufrimiento fetal

salud del feto

El sufrimiento fetal es un término referido a una alteración de la fisiología fetal antes o durante el parto, esta alteración puede provocar la aparición de lesiones en el bebé y dependiendo de la gravedad de la situación, incluso la muerte. El sufrimiento fetal puede ser provocado por una reducción del aporte de oxígeno que recibe el feto, lo que derivaría en lesiones irreparables en el tejido cerebral, por ello, ante una situación de sufrimiento fetal los especialistas se apresuran a actuar con rapidez a fin de evitar las consecuencias que hemos mencionado.

La disminución del aporte de oxígeno deriva en una reducción del metabolismo de la glucosa, elemento que sirve para que las células produzcan energía, al no recibir la glucosa necesaria, la célula no puede mantenerse y termina muriendo. Esta reducción de oxígeno, provoca que el organismo del feto reaccione reconduciendo el poco oxígeno que recibe hacia los órganos más vitales como son el cerebro y el corazón. Si el sufrimiento fetal continúa, la muerte celular prolifera y afecta entonces al cerebro, de ahí las lesiones del tejido cerebral.

Generalmente el sufrimiento fetal se detecta a través de una alteración en la frecuencia cardíaca del feto o también denominados signos cardiotocográficos como taquicardias, bradicardias, etc., aunque existen más indicios como la disminución de los movimientos del futuro bebé, la aparición del meconio en el líquido amniótico (recordemos que el meconio son las primeras heces del bebé tras el nacimiento, no antes), etc. Ante estos signos, la cesárea es obligada, no se puede perder tiempo ya que las consecuencias, como hemos indicado, serían graves.

El sufrimiento fetal puede estar relacionado con problemas en el cordón umbilical, un ejemplo sería la compresión del cordón umbilical en la presentación del feto y la pelvis ósea. También puede producirse sufrimiento fetal si la futura madre sufre hipertensión arterial, recordemos lo importante que es conocer la tensión arterial antes de la concepción para evitar, por ejemplo, este tipo de problemas. Otro problema asociado sería padecer diabetes gestacional, el páncreas de la madre no produce la insulina necesaria para el organismo, esta hormona es necesaria para convertir el azúcar en energía y podría ser causa de que el feto sufriera una reducción del metabolismo de la glucosa con las consecuencias descritas al principio.

Como hemos mencionado anteriormente, todo dependerá de cada caso, los especialistas valoran la situación y actúan en consecuencia, en ocasiones basta con proporcionar a la madre oxígeno extra o que cambie de postura, pero a veces es necesario sacar cuanto antes al bebé del seno materno, en este caso no sería una cesárea sin motivo. Hay mucho de qué hablar sobre el sufrimiento fetal y de cada motivo que lo puede originar, de ello hablaremos con más detalle en posteriores post.

Foto | Davhor