Estenosis pilórica

Vómitos del bebé

La estenosis pilórica es una enfermedad que se caracteriza por la estrechez que presenta el píloro, una válvula que se encarga de permitir el paso del alimento al intestino, sus consecuencias son un exceso de vómitos. En los recién nacidos el problema suele aparecer a los 15 días del nacimiento o en los 3 primeros meses del bebé.

Cuando el niño se alimenta, sea con leche materna o leche de fórmula, el alimento comienza a procesarse en el estómago, una vez que los ácidos han realizado su trabajo el siguiente paso es la entrada al intestino. Al ser el píloro tan estrecho los alimentos no pueden realizar el recorrido habitual de la digestión y se acumulan provocando vómitos del bebé repetidas veces, este sería uno de los síntomas evidentes de sufrir estenosis pilórica.

Como sabemos, los vómitos continuados encierran ciertos peligros, como puede ser la deshidratación, la pérdida de peso y la pérdida de sustancias que son necesarias para el desarrollo y crecimiento. Por norma general la estenosis pilórica se suele solucionar en el quirófano, se trata de una operación sencilla con un pronóstico favorable en la mayoría de casos. Es necesario que los padres controlen los vómitos de su bebé, ya que los asociados a la estenosis pilórica son muy característicos.

En este tipo de vómitos el alimento sale con fuerza, tal y como sale el agua de una manguera, suele estar formado con exceso de moco y leche sin digerir. Los síntomas comienzan poco a poco, primero los vómitos son distanciados pero a medida que avanzan los días se hacen más continuados y son más fuertes, es algo evidente, a medida que aumenta el volumen de alimento en el estómago aumenta la presión.

El bebé padece una llenura abdominal tras cada toma, los eructos y los vómitos son una constante , también sufre dolor abdominal y obviamente tiene hambre, ya que en realidad no se puede alimentar y como sabemos la alimentación es necesaria. Son síntomas parecidos a los que se asocian con el hirschsprung o megacolon congénito, salvo que, en el caso del megacólon congénito, además se aprecia una distensión abdominal que en la estenosis pilórica no se dá.

Ante cualquier indicio o duda hay que acudir al especialista para que realice un diagnóstico lo antes posible, lo que puede parecer un simple vómito en realidad puede encerrar un grave, pero solucionable, problema de salud.

Más información | Medline
Foto | Denis Tevekov