La cistitis y las niñas

La cistitis y las niñas

Volvemos a hacer hincapié en las enfermedades urinarias ya que son muy habituales entre los más pequeños de la casa la infección de orina, especialmente en las niñas que son las más propensas a padecer cistitis, a lo largo de la vida de una mujer antes o después pasaremos por algún periodo de cistitis. El síntoma principal es dolor o escozor al orinar, con una sensación constante de necesitar ir al baño, micción más frecuente aunque sólo se expulsen unas gotas, si la niña es un bebé aún el pañal saldrá poco mojado o incluso con gotitas de sangre. La aparición de fiebre es otro síntoma que acompaña a la cistitis.

La cistitis afecta más a las niñas que a los niños aunque eso no significa que éstos no puedan padecerla, pero la proporción en niñas frente a los niños es de 10/1, aunque en los lactantes se reduce a 2/1. El motivo por el que sucede esto es que la entrada de los gérmenes al organismo es la uretra y en el caso de las niñas es muy corta, además al tener cerca el ano muchos gérmenes de las heces tienen fácil acceso a la uretra, sobre todo cuando tienen una higiene inadecuada y se limpian incorrectamente por lo que favorecen la entrada de los microorganismos, siempre hay que limpiarse de delante hacia atrás. Pero no sólo limpiarse mal ayuda a la aparición de la cistitis, mantener la zona húmeda también favorece su aparición, por eso es recomendable que cuando se va a la piscina o a bañarse al mar o en el baño diario del bebé, se seque después bien a la niña para evitar la humedad y la creación de bacterias.

Cuando se tiene cistitis hay que proporcionar a la niña bastante agua para beber, ya que eso ayuda a depurar el organismo y a diluir la orina, cuanto más beba más necesidad tendrá de orinar y así de limpiar el organismo. Ofrecer zumos, batidos, verduras diuréticas o aprovecharse de los beneficios de las frutas que contienen mucha agua sobre todo ahora en verano.

El tratamiento es a base de antibióticos que recetará el médico y la duración de la enfermedad viene a ser entre seis y diez días, aunque el dolor desaparecerá antes es conveniente acabar con los días que diga el médico ya que si no la enfermedad podría repetirse. No es una enfermedad hereditaria y es habitual que la padezcan las mujeres embarazadas o las personas que padezcan de estreñimiento.

Vía| www.crecerfeliz.ess
Foto| Monika Adamczyk