Ser madre a edad avanzada incrementa los riesgos durante el embarazo

Ser madre a edad avanzada incrementa los riesgos durante el embarazo

El mes pasado, Elisabeth Adenet, una mujer de 66 años se convirtió en la madre soltera de edad más avanzada de Inglaterra. La mujer ha sido muy criticada por todos los expertos, incluyendo el médico que revolucionó la inseminación artificial en mujeres mayores inseminando a una mujer de 63 años no ha estado de acuerdo con la situación.

Últimamente el caso de Adenet no resulta muy extraño, porque desde hace unos cuantos años hay muchísimas mujeres que deciden ser madres a edades realmente avanzadas y aunque no lo quieran oír, no es nada seguro ni para la madre ni para el bebé (ni física ni psicológicamente).

Según declaraciones del presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), la maternidad a edades avanzadas incrementa los riesgos de salud para la madre y el niño, la posibilidad de abortos y de enfermedades genéticas en el bebé.

Una mujer menopáusica debe estar informada de todos los riesgos antes de tomar la decisión. Y no solo eso, tambiéb se necesita un análisis personalizado de la madre tanto de su estado de salud como el psicológico. Cada caso es diferente y se tiene que analizar como tal para asegurarse de que se está preparado.

En este artículo nos centraremos más en los trastornos físicos que sufre el cuerpo de una mujer mayor embarazada.

La llegada de la menopausia aumenta el riesgo de padecer trastornos cardiovasculares, diabetes, etc. que pueden incrementarse con el embarazo, y aunque haya un constante control médico hay riesgos muy elevados de sufrir en el parto hemorragias de útero. Además, recordemos que las mujeres mayores son más propensas a desarrollar diabetes gestacional y presión arterial alta (preeclamsia) inducida por el embarazo. Y existe un mayor riesgo de presentar problemas con la placenta y sangrado durante el embarazo. En todo caso el embarazo es de alto riesgo.

También es importante saber que cuanto más edad tiene la madre existe mayor riesgo de que el bebé sufra enfermedades genéticas (sobretodo el Síndrome de Down).

Ya os hemos hablado anteriormente de que a causa de la mujer en la sociedad (situación laboral, situación amorosa o situación económica) hoy en día, son más las mujeres que se quedan embarazadas a partir de los 35 años. Y eso además hace que haya más mujeres que quieran tener un segundo hijo a partir de los 40.

La edad fértil de la mujer termina sobre los 47 años, aunque desde los 35 la tasa de fertilidad espontánea desciende de forma rápida hasta valores del 5% a los 40 años. El descenso de fertilidad espontánea provoca que a los 40 años la esterilidad en la mujer sea de alrededor del 65-70%.

La principal causa de esta esterilidad es la edad de los propios ovocitos. Sabemos que la mujer nace con un número fijo de óvulos y a este hecho se le suma a que con el tiempo se dan con más frecuencia embriones anormales que dan lugar a fallos en la implantación e incremento del número de abortos. Así que con el paso de los años, disminuye progresivamente el número de óvulos en el ovario y se producen más ciclos sin ovulación y el endometrio se hace menos receptivo.

No solo es complicado quedarse embarazada a partir de cierta edad, sino que además es muy peligroso tanto para la madre como para le bebé.

Vía | Europapress