Trastornos de la Conducta Alimentaria (II)

Trastornos de la Conducta Alimentaria (II)

Una vez que hemos explicado el significado de los Trastornos de la Conducta Alimentaria y los tipos más importantes que hay, debemos pasar a las señales de alarma que producen estos problemas alimentarios, su tratamiento para los niños que la padecen, dónde acudir si es necesario y las medidas a tomar para que esta enfermedad no afecte a nuestros hijos, ya que hoy en día lamentablemente es frecuente encontrarse con niños y niñas que se obsesionan con su físico debido a la sociedad en la que vivimos, que dá tanta importancia al culto al cuerpo y a la vida tan sedentaria que se lleva en muchos de los casos y que favorece la obesidad infantil.

  • En relación con la alimentación en los Trastornos de la Conducta Alimentaria se presentan sentimiento de culpa por jugar con las comidas, preferencia por comer a solas, reducción de las cantidades de comida, presencia de atracones en las últimas semanas, esconder comida, sensación de no poder parar de comer, evitar de forma continua tomar ciertos alimentos como dulces, consumo de productos bajos en calorías o ricos en fibra, uso de diuréticos o laxantes, vómitos auto inducidos y dietas restrictivas o ayunos.
  • En relación con la imagen corporal de los Trastornos de la Conducta Alimentaria, preocupación excesiva por el cuerpo o la figura, consideración de que el aspecto físico tiene mucho valor como medio para conseguir el éxito en cualquier acto diario. Obsesión por los estereotipos culturales, por las revistas que hablen de peso, dietas, figura.
  • En relación con el ejercicio físico, práctica de ejercicio físico en exceso y muestra de nerviosismo si no se puede hacer.
  • En relación con el comportamiento, insatisfacción personal constante, el niño o la niña estará depresiva, irritable, con grandes cambios de humor, restringirá sus relaciones sociales, se aislará no querrá hablar con nadie, aumento aparente de las horas de estudio, dificultad para concentrarse, búsqueda por internet de temas de peso y adelgazamiento.

Para el  tratamiento de los Trastornos de la Conducta Alimentaria, se  necesitará contar con la colaboración de la familia, será controlado por expertos que puedan atender las complicaciones médicas y psicológicas, primero se intentará conseguir un equilibrio físico y después se abordarán los temas psicológicos y emocionales. El primer lugar donde acudir es el centro de atención primaria de salud, donde el médico o pediatra asesorará el caso, derivará si es necesario al centro de salud mental de la zona o a la unidad hospitalaria si es un caso grave. También existen asociaciones de afectados donde te pueden informar y orientar como AVALCAB o FEACAB.

Hay que ser consciente del mensaje que transmitimos a los niños, educar en la diversidad corporal, aceptar nuestro cuerpo, valorar a la persona, llevar un estilo de vida saludable, no usar los alimentos como castigo o premio a comportamientos infantiles, evitar que los jóvenes sustituyan actividades creativas y al aire libre por uso abusivo de la TV o del ordenador y videojuegos.

Vía| Guia para los ciudadanos y personas afectadas por los trastornos de la conducta alimentaria.
Foto| bejealousofme